“Los Perros Primero” en apoyo al ACT

Escudo LPPLos que me conocen saben que mi participación activa en propuestas ambientales y proteccionistas me significan una prioridad vital y me consumen como el mayor de los compromisos, por eso, cuando decidí unirme a la iniciativa de Agua y Juventud Tucumán en favor del lanzamiento del Acuerdo Ciudadano con la Tierra (ACT), pensé que podía hacerlo desde el sector tanto empresarial (con mi agencia publicitaria Amerika MD & Asoc.), desde el punto de vista filantrópico (como miembro de la Francmasonería de Tucumán), o como un activista de los Derechos del Animal (en favor y concientización por todas las vidas del planeta).

Entonces resolví hacerlo como ciudadano que actúa coherentemente desde los tres principios o facetas que me competen cual actor de una sociedad pseudo-modernizada, reconociendo lo que el esfuerzo de la concientización y revalorización de la solidaridad cuestan en la cultura sudamericana…

Preparé mi discurso una noche antes del evento, que afortunadamente salió muy bien, porque tuve que improvisar a causa de un accidente de la organización, y me preparé honrando a la divina dialéctica para exhortar a los presentes así, de alguna forma no reiterativa y habitual en la difusión de la ecología, advirtieran la importancia de aquella inédita iniciativa que Agua y Juventud Internacional está desarrollando a nivel global.

bubbles-ayj.bmpPorque, sea como responsabilidad social empresaria, o simplemente por vocación y compasión hacia todas los seres de la Tierra, de los que nosotros como seres humanos debemos ser sus responsables y no sus depredadores, no cumplimos con el objeto del real activismo pro-ambiental solamente con pagar con tarjeta de crédito la cuota societaria de alguna ONG, pues más valor y sentido tiene el acudir con “actitud solidaria” haciendo uno mismo y con iniciativa propia un poco o mucho, pero bien, predicando con el ejemplo (algo que todavía ninguna de las religiones del mundo, a pesar de que hayan capitalizado el término, no comprendieron ni supieron cómo inculcar…).

Somos aparentemente racionales desde Robespiere (con sus consecuencias y delirios fundamentalistas), y además, creídos de alguna clase de cultura occidental: y nos olvidamos con ello de la gran Cadena de Unión y plataforma común que nos sostiene: la Pacha-mama. Pues el Planeta necesita hechos, no techos, bolsones electorales, promesas políticas, distracciones romanas, justicia social, etc., ya que tampoco a eso los gobiernos de la demokratia hoy disfuncional supieron corresponder, porque desde el ideal paidético, el funcionario que «dirige» una Nación o provincia debe primordialmente “educar”, dado que, como diría un Gandhi: la pobreza se convierte en la peor forma de violencia, o sino un Sócrates: el crímen en fruto de la ignorancia; y hasta ahora la posmodernidad no ha sabido responsabilizarse por las masas que aún repiten la definición escolar de “democracia”, ignorando adrede o por el asilo que brinda el no involucrarse, que así solo habilitan la licencia para matar de los dirigentes políticos contemporáneos.

La población argentina debe actuar, y además, a conciencia, no por reacción, porque aquellos que conquistan a los ciudadanos convocándolos a una Plaza de Mayo para distraerlos con el hambre, usando sus puestos adquiridos de gobierno para hacernos pagar las consecuencias de sus mezquinas actitudes, que ni siquiera les afecta la moral (pues la ignoran, claro, quizás por su inasistencia a la escuela, o al «Catecismo»): ¿no les resuena la agonía del judío hereje que clamaba: “perdónalos […] porque no saben lo que hacen”?, lo que determina lo confundido que estamos y lo irresponsables que somos con respecto a los DD. HH. y las funciones a las que estamos obligados por dignidad, por un êthos civil y verdaderamente comunitario, responsable y solidario.

Las empresas, las familias, las instituciones, etc. están conformadas por individuos sometidos a la tiranía de gobierno presudo-democrático de turno, claro, pero “libres” de derecho (no de hecho), y por lo tanto, fácilmente dominables (… ¡abominable!); mas para este noble y novel propósito, sin alguna obligación civil que los inste a participar salvo la conciencia daimónica espiritual, a pesar de la crisis de aquel Estado actual que se esmera en distorsionar cada escenario cotidiano, ya que amenaza todo futuro posible con la fatalidad apocalíptica que nos tiene tan acostumbrados ya, solo necesitamos un poquito del pequeñísimo esfuerzo que brindaría una ejercitación de una voluntad y voluntariado de honestidad; porque la valía de las decisiones que tomemos aquí ahora, desoyendo los mandatos no por anarquía, sino por dignidad, debe repercutir en algo más trascendente (y no transitorio como las gestiones gubernamentales latinamericanas), pues del futuro del que hablamos es el de la Tierra, no el de los hombres.

Entonces, invito a todos a reflexionar sin prejuicios. Cada cosa que hacemos agrava la realidad futura en mayor y en menor medida… Ejercitemos el sentido social, la responsabilidad y la solidaridad de manera que por cada hecho que llevemos a cabo en casa, en la oficina, en el templo o en la escuela, se traduzca en beneficios para un futuro de vida y una vida futura (… para todos).

OrganizadoresEl simple ejemplo de que Agua y Juventud acuda a la participación de todos, a la inclusión en pos del beneficio global, nos tiene que persuadir incitándonos a reconocer en ellos el que predican con el ejemplo sin generar falsas expectativas.

Agua y Juventud, Eco Salud, las organizaciones que los apoyan: LosPerrosPrimero.com.ar, la Log.·. Mas.·. Estrella de Tucumán n° 71, el equipo de AmerikaNet.com, la consultora de marketing Taulo & Asociados, los colaboradores ad-honorem de las causa por los perros de la calle y mascotas abandonadas, la predisposición de E. U. de la UNT, etc., resuelven con gusto comprometerse sabiendo que la iniciativa de los jóvenes de hoy será el resultado de la sociedad de mañana.

Cada uno puede hacer por el otro lo que profetas y políticos fallaron desde siempre: porque la clave de la consigna está más que clara; no se promete un porvenir en el más allá, sino en el más cercano futuro que sacrificamos por nuestros hijos, con lo cual, tenemos que sentirnos en la obligación de pensar más allá de nosotros, sabiéndonos parte del cambio por iniciativa personal.

Y de alguna manera, así como los ciudadanos nos sentimos en el derecho y obligación de contribuir a la causa de los jóvenes, los gobiernos deben participar de la convocatoria porque es lo que “prometen” con sus supuestas gestiones democráticas.

Siguiendo al Movimiento creemos y creamos la participación de individuos y funcionarios, porque el resultado que obtendremos será de carácter y autenticidad, producto de la inclusión y el compromiso de hombres y mujeres que quieren dar un poquito de para el bienestar de los demás: ¿no es acaso ése el verdadero sentido de solidaridad(=humanidad)?

M.·. AL.·.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s