¿Cómo colaborar cuando no sabemos qué es lo que nos pasa?

Cuando ves un animal en la calle, ¿qué sentís?, o sino ¿qué creés que debería pasar? 

Una de las situaciones diarias que experimentamos en común los tucumanos es que al vernos caminar por las calles, no sentimos una identificación con el entorno (si no fuera así, ¿por qué tanta basura en las calles?, entre otros temas, claro). Tampoco hacemos el ejercicio de levantar un poquito la cabeza y disfrutar del artístico “patrimonio” arquitectónico (hoy cubierto por la maleza publicitaria o amenazado por intereses creados), y menos aún, el de mirar para abajo, a la altura de los niños mendigos y las mascotas abandonadas. A tal punto presencio actitudes tan poco solidarias, que lamento el atropello que sufren aquellos que “están en el camino” de los que pasean por la peatonal o ven vidrieras, las más de las veces pisando a quienes estén a su paso.

Perros de la CallePara los que sí están observando esta realidad, seguramente un dolor insoportable los arrebata desde lo más profundo del alma; y es que es allí donde no buscamos la igualdad con el otro ser (sea lo que sea: planta, animal, humano…), quizás porque no sabemos o no creemos que sea posible mirar-nos a nosotros mismos y entablar un diálogo sincero: este diálogo seguramente comenzaría por un “¿cómo estás?”, a lo que posiblemente seguiría un “¡no lo sé!”. ¿Cómo saberlo si acaso no nos tomamos el tiempo para observar nuestra actitud para con la vida que llevamos? ¿Cómo tomarnos el tiempo, si acaso no existe o no es posible un “tiempo” para nosotros cuando las exigencias laborales u ocupaciones “primarias” están agotándonos, llegando al final de cada jornada tratando de olvidarnos de todo lo que pasa alrededor?

Lamento la actitud de las personas que, aún viviendo a la par de otras (personas, especies no humanas, etc.), no alcanzan a mirarlas realmente. Ahora viene la parte de: “y yo ¿qué hago?”. Bueno, estoy aprendiendo a reconocer estas actitudes porque yo también entro en el conjunto. Y no pasa un solo día en que no medite por haberme comportado alguna vez así. Pero con apresurarme a purgar esa culpa no cambio nada, porque un solo individuo (o un puñado de ellos) no altera nada a nivel macro, a pesar de que mi alma y la del otro sea lo que realmente debería predicar alguna verdadera y constructiva re-ligio: el sentido de re-unión, de unidad más allá de nuestras limitadas mentes y finitos cuerpos…

Decidí dedicarme a promover esa conciencia de alma desde que me involucré con la filosofía, pero no para perseguir una vida contemplativa y especulativa intelectual, sino porque allí mismo entendí que la politiké era la philo-sophía “hecha” acción: y “actos”, “actitud”, “activación”…, es lo que nos está haciendo un poquito de falta ¿no? (por no decir: también un revisionismo de lo que es una verdadera “política”).

Foto PROMEBA 

Entonces: ¿qué haremos para “ser” humanos?

Sugiero: empezar por com-portarme como tal, com-prender que el sufrimiento del otro es una realidad, y que la com-pasión nos debiera permitir movilizarnos coordinada y simultáneamente (quizás no espontáneamente, pero con la iniciativa basta), hacia una com-penetración y un com-promiso de verdad.

M.·. AL.·.

Anuncios

Una respuesta a “¿Cómo colaborar cuando no sabemos qué es lo que nos pasa?

  1. ES MUY SIMPLE.
    SI MEJORAMOS NUESTRO ENTORNO Y CUIDAMOS DE LA VIDA (FLORA Y FAUNA)
    NUESTROS HIJOS NOS LO AGRADECERAN.

    DICE UNA CANCION:

    NOS DICEN QUE EL FUTURO ES DE NUESTROS HIJOS,
    ENTONCES VOS Y YO,
    QUE HACEMOS VOS Y YO?

    UNA PALABRA MAGICA: “EMPATIA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s