¡llameyá!

La conciencia animal a la que siempre nos referimos, sin lugar a dudas debe aprehenderse en nuestra actitud cotidiana con la vida. Luego de la entrevista con el periodista G. Valdéz esta mañana, reflexionamos un poco acerca de cuál es el modo en que podemos ayudar a los grupos que, como en nuestro caso, nos dedicamos al rescate y rehabilitación, al proteccionismo y la denuncia del maltrato animal… En pocas palabras: al aspecto de la solidaridad que siempre cuestionamos por encontrarnos actualmente distantes de toda vinculación o relación con la Naturaleza.

Así surgió este trabajo que, en mi caso particular, respode a aquellas ocasiones con las que me he involucrado personalmente, porque creo firmemente que la única forma de generar concientización, es dando el ejemplo. (Más adelante publicaremos los testimonios de aquellos que a diario conviven con situaciones similares, o a veces inclusive, más delicadas que las presentes…).

Campanita fue rescatada del CENARA

Campanita fue rescatada del albergue municipal durante el evento de hace un par de años por el Día del Animal. Tenía una operación de castración en muy mal estado y fue salvada por los vets profesionales que nos atendieron de emergencia en sus propios consultorios privados.

Lucerita Lucecita…

Lucy sufría un severo caso de coccidiosis hace también un par de años, lo cual nos obligó a mantenerla en cuarentena (que por cierto, se extendió por más de 60 días). Este parásito que afecta muchísimo a los cachorros, debe ser diagnosticado a tiempo por los vets profesionales, porque es muy peligroso para nuestras queridas mascotas en edad de crecimiento.

Sandy Pandy

Sandy fue rescatada con hipotermia, sarna, coccidiosis, moquillo…; afortunadamente el tratamiento a tiempo permitió que hoy, cuatro meses después, sea una cachorrita sana y juguetona.

Gena Gía

Gena había perdido aparentemente a sus cachorros (pues aún tenía leche en sus mamas) y estaba tan desnutrida que su pelaje estaba casi deteriorado y parcialmente caído. Además parecía tener sarna, las moscas estaban comiendo sus orejas, y era tan tímida, que aún hoy cuando recojo una escoba para barrer el patio, ella huye asustadísima, porque parece haber sufrido terribles traumas de expulsión con algún elemento similar de algún hogar falto de toda clase de sensibilidad…

Negro de Collar Rojo

El tratamiento de la sarna puede detenerse a tiempo. Es el caso de los siete días que llevamos en tratamiento con este pequeño cachorrito encontrado con su collar rojo en nuestro barrio. Hoy se está rehabilitando de su raquitismo y desnutrición, y al mismo tiempo, se está integrando a la manada de Luke porque no encontramos aún interesados en su adopción.

Por eso, a la hora de preguntarse cada uno en casa ¿qué podemos hacer?, pienso que lo primero es: querer colaborar siendo solidario. Los hombres y mujeres que nos dedicamos a estas tareas a veces requerimos un poquito de aliento, esperanzas de que el mundo va a arrancar para el lado correcto, y que la iniciativa de todos debe estar puesta en función del bien de los demás, sean animales humanos o no…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s