Canales (¿o canalización?) de la venganza…

En distintas redes sociales se expresa indignación e impotencia por el difícil hábito de la defensa de los Derechos Animales, y mientras tanto, a las Leyes Nacionales de Protección vigentes no hay quién las pueda hacer valer. Para la opinión pública una es opinión, y la otra una pérdida de tiempo… Suele proliferar un deseo de venganza, pero en el martirio los sufrientes siguen siendo los animales, cuyas vidas son el costo de esta humilde empresa. Al fin de cuentas, siempre os pasa por la cabeza actuar respondiendo o devolviendo “el golpe” que los dañinos provocaron, a sabiendas que en la causa, lo que más debemos evitar es la violencia. Ya es demasiada.

Y si acaso nos propusiéramos castigar a los que dañan a los animales (entiéndase circos, laboratorios, cazadores, carniceros, asesinos, maltratadores, torturadores, vecinos de m****…) por la ausencia de un castigo “mayor”, ¿acaso no nos acusarían de creernos con “derechos divinos”? Pero… ¿desde cuándo «lo divino» tiene derechos? O mejor aún: ¿desde cuándo lo divino se (pre)ocupa de lo que hagamos en esta encarnación?

Una actitud tóxica de los vecinos de todos lados y en toda la Argentina es tal cual un karma sudamericano que no vamos a poder combatir porque ya se incluyó a tooooooodos en los DD.HH.; pero, ¿qué hay de los DD.AA.? Nadie paga por las acciones malintencionadas y degeneradas. Al fin de cuentas, si no queda la venganza, ¿entonces qué queda…? Los animales siguen siendo asesinados por reverendos h.d.r.c.m.p. y no lo van a comprender hasta aquel santo día en que realmente les duela donde aún le queden (cosa que no creo que tengan) «sentimientos»…

Afiche 1

Y en tiempos electorales, la noticia de que un partido “verde” apoye la iniciativa de tenencia responsable y protección de animales domésticos me parece una novedosa “noticia”. Pero ¿qué esperanzas hay de modificación o simplemente re-fuerzo de las Leyes de protección a los animales? Es una pena saber que un partido toma «partido» de las desventajas de los sin-voz para defenderse (los animales, claro) no tendrá el lugar que necesitamso aquellso que nos (pre)ocupamos por el bienestar animal. También es una lástima saber casi con seguridad que hoy estos “nuevos” políticos no podrán ni con el reciente aparato político porteño, ni con el viejo nacional. Afiche 2Primero porque el cambio es en un país Unitario, donde los sueños federales de los próceres que menionaron la palabra “libertad” celebraron al fin de cuentas dos Constituciones, es como imposible. La aduana tira más fuerte. La capital es portuaria… El interior queda muy lejos…

Pero las social net nos unen un poquito más sin distinción de fronteras ni preferencias políticas, sociales o religiosas… Allí, como en el caso de un Facebook, me alegra encontrarme con millones de animaleros y proteccionistas, activistas y rescatistas. Lo triste es leer a diario que ante situaciónes violentas no podemos más que juntar firmas. Los hechos señalan que eso es muy tarde para actuar, pues es simplemente “reaccionar”.

Bonnie, mi esperanza de vida…Quiero creer que es un comienzo. No suelo ser tan optimista ante la cultura de la “humanidiosidad”, pero sé que los cambios cuestan, y espero que sea un costo humano a partir de ahora, para que los animales ya no sufran mucho más.

Para ésto solo resta apoyarnos entre no(s)otros. ¡Por eso, arriba los ánimos (me digo a mí mismo)! Mientras me parto el mate pensando:

En el camino del martirio hay héroes y demonios: los héroes nos inspiran por su piedad y los dáimones nos indican el camino más fácil para acabar (la piedad…).
M.·. AL.·.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s