Los cam-bios

¿Qué se necesita para cambiar? Una rápida pero no apresurada respuesta debería ser: actitud. Pero nuestro organismo no está preparado para tanta responsabilidad. Por ello es conveniente pensar en una segunda posibilidad: garantía de auto-bienestar. Es obvio que no hacemos nada que no nos beneficie, entonces, ¿cómo llegamos a hacer tanto daño? En doscientos mil años nuestra especie ha alterado más de lo que aquellas extintas ya, a pesar de que aquellas tuvieron muchísimo más tiempo (¡y cero capacidad de razonar!). Eso es lo que yo muchas veces llamo “humanidiosidad”: porque hacemos a nuestra voluntad lo que se nos antoja… Entonces, ¿por qué no hacer-lo bien?

Quizás sea tiempo de no buscar justificativos de nuestros actos y en su lugar, pensar en lo que vendrá tras nosotros.

¿Te animás? Piedra que se arroja de seguro golpea. Si el golpe no daña, entonces seguro hace bien. Entonces: antes de actuar, pensá, porque el cambio nunca es bueno si acaso re-accionamos en vez de pro-poner

Marco

Los gobiernos deben adoptar, respetar y ante-poner los Derechos Animales: www.firmemos.com.ar/vozporlosderechosanimales
 
Presentémosle a los gobiernos de turno nuestro interés por hacer valer estos derechos. Digámosle con nuestra voz lo que los animales no pueden con la suya. Que lo adoptado por las Naciones Unidas llegue a oídos de nuestros gobernantes, y que tras ésto, se pueda lograr una verdadera concientización del sufrimiento causado por el único animal capaz de cruel-da-d: el “ser” humano…
Pre-pongamos los Derechos Animales en las gestiones democráticas…
Los gobiernos y sistemas autopronunciados como “democráticos” debieran comenzar a predicar con el ejemplo, pues es la manera paidética clásica de liderar un país, y para ello, deben comenzar por respetar la Ley (y sin embargo, primero tienen que re-conocerla). Para reconocerla, los gobernantes nos deben escuchar, porque re-presentamos las voces de los que no pueden hablar para defenderse por sí mismos: los seres más vulnerables de la sociedad (los animales)

Anuncios

2 Respuestas a “Los cam-bios

  1. Qué vamos a enseñar si acaso un niño hoy levanta un animal herido y no sabe a quien recurrir, y si de causalidad encuentra a alguien que le dice: “perdés el tiempo”, ¿qué va a aprehender este niño, y qué es lo que va a predicar?

    ¿Es posible vivir así? ¿relaidad o f(r)icción? Respeto mútuo y (pre)ocupación por los demás, consigna clave en la predicación y en el ejemplo…

  2. Pingback: De #creencias y #coherencia(s): balance de una #realidad anestesiada… | Los Perros Primero·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s