Guau! Guau! Guau!

Guau!La (pre)ocupación por el medioambiente es una virtud que la humani-diosi-dad debe tomar en cuenta para ser considerada “ser” humanidad, pues cual «ser-es», es nuestra responsabilidad velar por el bienestar del mundo que compartimos con las demás especies, las que lamentablemente desde la desaparición de los depredadores-competencia y más tarde por causa de nuestro vedetismo, dependen ahora de los caprichos modernistas para sobre-vivir (o simplemente con-vivir sin riesgo alguno).http://www.postgradofcm.edu.ar/index.php?pagina=./Educacion/JuramentoHipocratico/JuramentoHipocraticoEnLaAntiguedad.htm

Es por ello que debemos tomar con-ciencia de que así como las antes llamadas “dietas pitagóricas” (hoy vegetarismo) representan no solo una forma de alimentación, sino también un estilo «respetuoso-de-vida», al mismo tiempo, lideran las filas de una tendencia humanitaria en favor de la igualdad entre animales humanos y no humanos, en favor de una culminación definitiva del especismo mundial.

Pitágoras defendiendo la dieta vegetariana Rubens y Synders, h. 1618 Col. part. de la Reina de InglaterraY aunque parezca una tarea titánica por la dimensión que nos reporta pensar en “cambiar el mundo“, cada uno de nosotros puede hacer un poco para que el resultado sinérgico repercuta en la cultura global, y precisamente no debemos salir de casa para practicarlo:

Podemos empezar por responsabilizarnos de nuestros actos, y uno de los ejercicios más a mano es aquel que real-izaremos junto a nuestras mascotas (por ello el concepto de “tenencia responsable“).

Bonnie bebé...Este con-cepto, es tanto para las organizaciones proteccionistas de los DD.AA. como para los activistas independientes del bienestar animal, uno de los pilares fundamentales que permitirá disminuir el fenómeno idiosincrático de animales perdidos y abandonados, pues el mundo modernista ocupado de la inmediatez histerizante de la cotidianidad sobebria y especista, requiere un cambio, y éste debe necesariamente darse paso a paso: lo desesperante es el tiempo que nos está llevando adoptar

Esta responsabilidad social consigna tres obligaciones para el tenedor de una mascota o animal doméstico-domesticado:

  1. la castración o esterilización,Cesar Millán Tips
  2. la educación, alimentación y protección sanitaria y afectiva,
  3. la difusión y valorización de sus derechos como individuos del mundo.

Luego, los actos de maltrato o desprecio por la especie animal no humana, también deben reclamarse. Muchas veces se me pregunta porqué los etiquetamos como “crueldad animal” si acaso los animales no son crueles, y es que justamente no se debe redundar con un término como «crueldad hu-man-a», pues es ésta la única especie que alcanzó dominar el arte de la mal-intencionalidad contra los demás elementos de la Naturaleza.

Mike es rescatado por Eli y llevado a Control VeterinarioPero todos somos parte de una cadena, ¡y qué fantástico sería que ésta fuese “solidaria”!, pues ese vocablo olvidado por la cultura: el de «soli-dar-idad», también implica responsabilidad: capacidad de responder por nuestros actos, y en lo posible, todos los actos… (hasta los bue-no-s).

Y todos los días podemos hacerlo; mejor si lo hacemos bien, pues así solo lograremos buenos resultados. ¿Te animás a “ser” parte de este cambio? ¿Te animás a “serhuman(itari)o?

Marco
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s