“La audaz hazaña de Buno”

Cortesía Libardo Molina FUENTE: EL COLOMBIANO – POR: JOHN SALDARRIAGA – VIA: DOCTOR PULGAS
«LA MADRUGADA DEL 15 de marzo, Bruno, un labrador beige, salvó a Mario García de perecer en un incendio ocurrido en su casa de Aranjuez.

Ni Bruno ni sus amigos olvidan la madrugada en que él se convirtió en héroe. Fue el mismo día en que este labrador hizo tragar a Mario García las palabras que pronunció cuando llegó a su casa, ocho años atrás: “¡Otro perro!”

Pero éste, definitivamente, no era un perro cualquiera. Desde el momento en que lo vio, cachorro de dos meses de nacido, cerca al Estadio, Libardo Molina supo que ese sería el regalo de Día de la Madre de 2001 para su tía Amparo, por más que ella, todavía en duelo por la muerte de otro animal, le hubiera advertido: “no quiero más perros”. Lo llevó en el taxi y lo entró a la casa de la mujer, situada en Aranjuez. Fue entonces cuando su esposo, Mario García, jubilado de Cartón Colombia, pronunció esas palabras necias.

Libardo no hizo caso y su esposa, Gladis Vásquez, y sus hijas, Lilibeth y Catherine, unas niñas en ese momento, celebraron que el labrador fuera a vivir cerca a ellas.

Cada noche, Libardo cumplió su compromiso de ir por su amigo de color beige para salir con él a caminar por el barrio. Ellas, el de ir a contemplarlo.

Cortesía Libardo Molina Anduvo el tiempo, pasaron siete navidades; siete Semanas Santas; siete vacaciones de mitad y siete de fin de año; ocho fiestas de la Virgen del Carmen, y ocho de San Antonio Abad, patrono de las mascotas, y entre unas y otras cosas, la tía murió de cáncer y Libardo se mudó con su familia a otra vivienda situada tres calles más abajo. Pero ni éste ni las mujeres dejaron sus costumbres. Bruno ya era aceptado por el viejo de las palabras necias.

Al fin, llegó la madrugada del 15 de marzo de 2009 y con ella la desgracia. Un incendio devoró la casa de Mario García. Eran las cuatro cuando sonó el teléfono en casa de Libardo. Alguien lo llamó a contarle lo que ocurría. Éste no tardó en volar hasta allí. Al llegar, vio que los vecinos ya habían tirado al suelo la puerta de entrada y cómo del interior salía el noble Bruno halando de donde pudo -¡oh, Dios, del muslo, muy cerca a los testículos!-, al viejo Mario. Algunos aseguraron haber visto antes por la ventana al perro halar al hombre y, por momentos, acudir a ésta a tomar aire. Mario permaneció 38 días en una cama de cuidados intensivos en la Clínica León XIII, recuperándose de quemaduras en la cabeza y el brazo derecho. En cambio, Fabián García, sobrino suyo que dormía a veces en esa casa de la calle 93 con la carrera 49B, murió abrasado.

Mario, Libardo, Gladis y Catherine no se perdieron la ceremonia ofrecida en el último septiembre por la Corporación Raya, de protección a los animales, en la que exaltaron a Bruno como héroe. Sucedió en el Aeroparque Juan Pablo II. Allí, tras unas palabras en su honor, el protagonista de esta historia recibió una ancheta de golosinas caninas y el Hueso de Oro, una medalla en forma de hueso que exhiben orgullosos los Molina Vásquez.

Hoy, Mario vive en Bello con una de sus hijas y muestra las cicatrices que le dejaron las potentes mandíbulas de su salvador; Bruno, en la casa de quienes lo quieren tanto. A éste nunca lo dejan solo: cuando van a salir de paseo siempre lo llevan y, cuando no se puede, alguno se queda con él. Y, según Libardo, esas mujeres lo consienten de más: no paran de darle comida. “Está solamente un poco gordo”, reconocen ellas, pero aclaran que no deja de estar fuerte y atlético, como todo un héroe. Revelan que lo que tiene de arrojado para dar su vida por otros lo tiene de “velón” y -confiesan- ellas no pueden dárselas de inconmovibles cuando el labrador descarga su cabeza en las rodillas de cualquiera de las tres y adopta “cara de yo no fui”, como sólo sabe hacerlo un perro, un perro consentido, a la hora del almuerzo, pues en ese momento parece decir: “yo también quiero un poquito”.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s