“Tal para cual”

Siberianos para malcriadores. Él acepta todo tipo de cariño, es atento y curioso. Su inteligencia, docilidad y disponibilidad hacen de él un compañero inigualable. Lo único que necesita para vivir bien es espacio y amor. (foto de La Gaceta)

FUENTE: LA GACETA

«Hay algo que los atrae y los mimetiza. Dueño y mascota pueden ser dos gotas de agua, siempre que haya una buena elección. Las personas muy creativas y solitarias tienden a buscan los gatos; a los deportistas les gustan los perros grandes; y los amantes de la moda mueren por los Yorkshire.»

Gatos para gente sensible Son los elegidos por aquellas personas a las que llamamos, por distintas razones, "especiales". Artistas, cantantes y poetas admiran al gato por su elegancia e independencia. (foto de La Gaceta)

«No importa que sea el gran profesional, una ama de casa, un niño o un anciano. El amor a los animales crece con fuerza en las sociedades cuando hay más soledad. En la Argentina ya hay una mascota cada cuatro habitantes, según el Indec. La mayoría son perros de compañía, cuyos dueños gastan fortunas en alimento, vestimenta y salud. Mientras las tiendas de mascotas proliferan, crecen las organizaciones de beneficencia que se dedican a recoger animales de la calle y a buscarles un hogar. En el Día del Animal, tres grupos “mascoteros” se instalarán en la peatonal Muñecas para regalar cachorros vacunados. También pueden acercarse hasta allí quienes deseen entregar pichichos o sumar un nuevo integrante a la familia.

NO SOLO se parecen en el color de los ojos: Jennifer Aniston y su siberiano tienen el mismo carácter. (foto de La Gaceta)

Un pueblo se conoce por la forma en que trata a sus animales“, decía Gandhi. En Tucumán, si bien muchos abandonan a los perros, otros los recogen. Una de estas “almas caritativas” es Rosandra Molina, docente de la carrera de Veterinaria de la UNT, que tiene un hogar de tránsito en su consultorio. Desde hace 14 años organiza un festival para agasajar a las mascotas. En el Centro Cultural Juan B. Terán (Marco Avellaneda 250), hará un festival de 10 a 17. Dictará una charla de concientización sobre la tenencia responsable y el cuidado de las mascotas, y luego vacunará y desparasitará en forma gratuita, con ayuda de sus alumnos. Mientras las mascotas esperan su turno, sus dueños podrán disfrutar shows de hip hop, danzas árabes, salsa y canto melódico.»

«Los últimos datos de perros de criaderos disponibles de la Federación Cinológica Argentina ratifican una tendencia: hasta hace cuatro años, el perro de criadero preferido por los argentinos era el Golden retriever: en los últimos años, el caniche (en todas sus versiones, standard, toy y minitoy) se ha ganado el corazón de los argentinos, pero también son cotizados el Schnauzer miniatura, el chihuahua, el Shih Tzu, el bulldog pequeño y el Bichon Frize, entre otras de las mascotas que no exceden los 10 kilos (es el límite para lo que se entiende como un perro chico).

Dogos para temperamentales Bien socializado y educado, el dogo argentino es un gran compañero. Suele estar siempre alerta, como el doberman, por lo que ambos son excelentes guardianes.

¿Por qué la moda small? La explicación más a la vista está en el tamaño de las viviendas, aunque también inciden las cuestiones de mantenimiento, sobre todo en lo que respecta a la alimentación y la creencia de que el perro chico es menos violento que el grande.

Sin embargo, no siempre es así. “La mayoría de los perros chicos tienen mal carácter porque el dueño no le pone cotos. Al verlo tan chiquito, dicen, ’pobrecito, no le podés poner límites’. Entonces, el perro ya va traspasando cada vez más la barrera. Y cuando era chiquito mordía y jugaba como un juego; pero se va haciendo grande; y a los ocho, nueve, 10 meses, se convierte en un adulto. Y a esa edad, ya hace lo que él quiere”, advierte la médico veterinaria Roxana Martínez.

Aman la moda y a los Yorkshire Quieren ser el centro de la atención, pero no de los extraños, sino de sus propios dueños. Son afectuosos, poco obedientes y muy compañeros de sus amos.

La experta advierte sobre los riesgos que conlleva la “humanización” del perro. Cita el caso de las hembras: “cuando están tan pegadas al dueño, el servicio (con un macho) resulta muy dificultoso”. Y cuando la mascota vive “en upa”, no le permiten que se acostumbre al movimiento y a circular con libertad. ¿Hay un protocolo básico para tratar a una mascota? “Alimentación, salud y entretenimiento, considerando la importancia de la vida al aire. Al animal hay que darle amor, pero no tratarlo como un ser humano”, enfatiza.

Los límites

Entre las fronteras planteadas se encuentra la de no compartir la cama con el animal: el límite, se señala, está en ponerle al perro una cucha dentro del dormitorio.

Foto de La Gaceta/ Analía Jaramillo

Parece que celar también es cossa de perros: cuando en una casa hay un perro grande y otro chico, el más pequeño se gana la atención de la familia. ¿Hay celos? “Por ahí, el perro grande se hace agresivo al ver que el perro chiquito está dentro de la casa, y a él lo dejan afuera. Por eso, cuando son cachorros se les trata de inculcar que se vayan acercando de a poco y que vayan permaneciendo juntos. Sin embargo, en el 80% de los casos, los perros chicos terminan adentro de la casa”, evalúa la veterinaria.

¿Y el guardarropas? “Vestir animales -reflexiona la doctora Martínez- es una cuestión de humanización. Refleja lo que al humano le gusta ver en el perro”.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s