La desaparición de las #abejas amenaza la #alimentación de todo el #planeta, via @creadess

FUENTE: CREADESS.ORG

La muerte masiva de abejas en todo el mundo complica seriamente la polinización y ello afecta significativamente la producción de alimentos en el mundo.  “Si las abejas desaparecieran del planeta, al hombre sólo le quedarían 4 años de vida” dijo Albert Einstein hace muchos años, y al parecer su predicción podría cumplirse.

La misteriosa desaparición mundial de las abejas ha causando la quiebra de apicultores en Alemania, Estados Unidos e Inglaterra. Hasta ahora, sólo se había registrado un alarmante aumento de muertes en los citados países y algunas regiones de Europa (incluida España). Sin embargo, según un informe de PNUMA del año pasado, en los últimos años el problema se ha extendido a Australia, China, Japón y el norte de África, en la ribera del Nilo.

El informe señala que esta grave disminución de las colonias se debe a múltiples factores, como el cambio climático, la contaminación, los pesticidas y el creciente papel de determinados parásitos, que están mermando los cultivos.

Cerca de una tercera parte de la producción global agrícola depende la polinización animal (que en buena medida la ejecutan las abejas).

Hasta ahora la crisis relacionada a la desaparición de las abejas ha sido tratada como una problemática menor, pero los precios de la miel siguen rebasando sus máximos históricos.

La desaparición de las abejas en el mundo entero es un problema gravísimo, dado que en los últimos años se ha multiplicado el número de cultivos dependientes de la polinización por abejas. En el caso de determinadas frutas, la producción de semillas disminuye en más del 90% al desaparecer estas eficientes polinizadoras.

Otro problema relacionado a la desaparición de abejas  es la desaparición de ciertas flores necesarias para su normal desarrollo. Se estima que  unas 20.000 especies de plantas con flores, que sirven de alimentación para varias especies de abejas, se podrían perder en las próximas décadas, una situación que se agravaría con el cambio climático, ya que podría cambiar los tiempos de floración y afectar también la calidad y cantidad de los suministros de néctar.

http://www.lareserva.com

La India es el país con más tigres en el mundo. Acoge 1.706 ejemplares, el 60% de la población de una especie que subsiste también en Bangladesh, Vietnam, Tailandia, Nepal y Camboya. El país es víctima de cazadores y contrabandistas que los comercializan en lugares como China y Tíbet, por lo que el Gobierno decidió protegerlos con guardias de seguridad.

La Fuerza de Seguridad Especial para la Protección de los Tigres (STPC) se extenderá a 14 reservas en la región meridional de Karnataka, donde habitan unos 300 tigres. El cuerpo cuenta, por ahora, con 110 miembros efectivos para operar en cada una de las reservas.

“La India sufre (este problema) debido a que el mercado (con tigres) existe en otros países”, dijo a Efe S.P Yadav, subinspector de la Autoridad Nacional para la Conservación de los Tigres (NTCA), organismo impulsor de la iniciativa.

“Hay muchos pobres en la India y resulta fácil convencerlos” para que los cacen, explicó Yadav, que además recordó que la captura o comercialización de los felinos está penalizada con entre tres y siete años de prisión. El tigre ocupa un importante lugar en la cultura hindú: simboliza el poder y la ferocidad. Se estima que hace un siglo había 10 ejemplares.

Los principales destinos de los tigres comercializados, según la organización ecologista WWF, son China, donde diferentes partes del felino se emplean en la fabricación de medicinas tradicionales, y Tíbet, donde su piel se usa en la elaboración de vestimentas.

Según la WWF, los tigres perdieron el 93% del territorio global que solían ocupar debido al aumento demográfico y al uso de las zonas forestales para campos de cultivo, áreas urbanas y yacimientos mineros.

Recientemente, una campaña de la organización ecologista Greenpeace instó al ministro de Carbón indio, Sriprakash Jaiswal, a no transformar “miles de acres de territorio forestal en minas de carbón”, lo que perjudica a los tigres.

Como consecuencia de la falta de espacios forestales, el 30% de los tigres se encuentra fuera de las áreas protegidas, lo que llevó en ocasiones a realizar incursiones en territorio habitado por humanos. Por ejemplo, el pasado lunes, una tigresa y sus dos cachorros se comieron a un granjero de 55 años en Maharashtra, un poblado cercano a una zona protegida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s