“Chonino, perro héroe que conocí” por Carlos Estrada

Queridos defensores de los animales, promesa del futuro:

choninoConocí a “Chonino” y mi homenaje fue uno de los principales -posterior a su muerte- en revista “La Ronda” del Círculo de la Policía Federal Argentina, he asesorado centros de crianza y adiestramiento, tuve alojado un Ovejero Alemán en la División Perros (pedido de colaboración porque el animal procedía de otra repartición oficial), can traído de Yugoslavia que compré al Estado provincial al enterarme cómo lo torturaban porque “mordía” a uniformados (?); fue mi compañero en la vivienda y paseos en automóvil, un resentido oficial federal que creí honesto -yo era novio de su hermana- ofreció cuidarlo cuando estuve operado de urgencia después de un accidente y lo desatendió como un mes, el perro -piel y huesos- esperó hasta verme y murió ese día. Le hice un entierro con honores, lo coloqué en una caja metálica, lo velé como a un ser humano, lo llevé muerto por los lugares que le gustaban y lo enterramos en un jardín de residencia de señora muy rica defensora de los animales (no integrante de entidades), en la provincia de Buenos Aires; fue leído texto de despedida, asistieron muchos hombres y mujeres con sus mascotas, se llamaba “Pferum” y siendo animal importado propiedad oficial nunca pude entender la crueldad que soportó de parte de policías de dos reparticiones, lo descubrí mientras cubría una nota para revista “Círculo” (estaba colgado de un árbol y le pegaban con bastones de goma), decidí hacer una oferta o en su defecto una denuncia, me lo vendieron (ilegalidad) y lo saqué de manos de hombres sin piedad, no me lo perdonaron y casi me matan a balazos.

chonino1El oficial federal que años después lo dejó sin comer fue trasladado y tuvo que renunciar por mis denuncias, por eso critico mucho los abusos policiales con perros y maltrato de caballos de la Montada (habría excepciones), a pesar de haber sido cronista de la revista y otros medios de actualidad. Siempre he  defendido con dureza e insistencia a los animales, a las plantas, a los viejitos pobres olvidados, a los indios del Norte marginados, etc.

El hombre no está en la Tierra para dañar a la Naturaleza ni a su prójimo, creo que tenemos que sembrar caminos sensibles y honorables.

Buenos Aires, Argentina, 29 de abril de 2013

Nota: muy buena vuestra labor, cuenten con mi cooperación si lo necesitan. En otra nota les contaré acerca de mi querido perro “Chow- Chow” que  envenenaron en el domicilio el 9 de marzo pasado, posiblemente un grupo de viciosos cobardes que tienen un prostíbulo encubierto y originan escándalos hasta el amanecer. Estoy pasando momentos de gran tristeza e indignación, además me encuentro en lenta recuperación de graves heridas padecidas en el 2010 y 2012 en rescates de fauna, etc.

CARLOS ESTRADA: escritor (autor de libros), hijo de hogar patricio, ex periodista parlamentario con otras acreditaciones importantes, ex columnista de revistas jurídicas y publicaciones internacionales especializadas en animales, ex cronista especial de revistas de instituciones nacionales y provinciales, actualmente periodista de investigación, dedicado a actividades ecuestres, ex criador de gatos persas y egipcios, folklorista, deportista profesional, entendido en cine, coleccionista de guitarras de concierto, de millares de filmes clásicos y otras antigüedades, con amplios conocimientos en enseñanza, comportamiento, técnicas de rehabilitación y derecho internacional animal, asesor en asuntos equinos de centro cultural y tradicionalista, de establecimientos rurales de conocidas familias, etc., ex asesor de centros de crianza y adiestramiento canino, iniciado con autoridades científicas de áreas oficiales de diferentes especialidades (aracnólogos, entomólogos, biólogos marinos, herpetólogos, antropólogos, etólogos, directores de museos de ciencias naturales y de zoológicos municipales, uno de Europa), aprendizaje de  manejo de perros con experto llegado de Alemania varias décadas atrás y el arte de la equitación junto a instructores de polo y salto de Inglaterra, ex criador de perros Ovejero alemán, Dogo argentino (los dogos comprados a uno de los hermanos creadores de la raza), Bóxer, Dóbermann, Collie (pastor escocés), Bull Terrier, etc., actuamente poseedor de numerosos Pit bull terrier y otras razas, habiendo adiestrado décadas pasadas a más de 500 en salto, custodia y rastreo, ex criador de gatos persa y egipcios, con trabajos realizados en todo tipo de climas y terrenos, sufriendo violentas represalias, hambre, intenso frío, calor extenunante, soledad, enfermedades y periódicas inclemencias del tiempo como temporales de lluvia, huracanes, expuesto a caídas de rayos a pocos metros, inundaciones, etc., experiencias en montañas, zonas selváticas, ríos, lugares pantanosos, desiertos, etc., estudios y trabajos con leones, leopardos, serpientes, monos, osos, águilas, tigres, elefantes, pumas, etc., sufriendo paralelamente graves accidentes con monos con rabia selvática, ataques de leones, perros, osos, serpientes, caimanes, grandes monos, águilas, lobos, etc.,  desgarros, cortes de venas, numerosas fracturas, perforaciones de huesos, etc.; en una ocasión medio año con mitad del cuerpo casi paralizado por caer de un cerro con rebelde caballo rescatado en jineteada y ser emboscado por cuatreros ebrios, impulsor de rescates de más de 600 caballos del maltrato y actos de cuatrerismo, proteccionista independiente de fauna salvaje con decenas de certificaciones oficiales y científicas y máximos reconocimientos internacionales, incautaciones de reiterados millares de ejemplares de fauna viva y numerosos cargamentos de pieles y cueros silvestres, recuperaciones valuadas en muchos centenares de millones de dólares -récords nunca igualados en el mundo por instituciones privadas ni oficiales-, todas especies procedentes de la caza furtiva y actos de contrabando, comisionado oficialmente para liberar en hábitats naturales -previas revisaciones veterinarias- a centenares de animales silvestres; además impulsor de la primera condena en la historia del Poder Judicial argentino contra un traficante ilegal al que le incauté crías de yacarés en 1986, siendo entrevistado por autoridades científicas de CITES (Suiza) y TRAFFIC Sudamerica, también visitado por entendidos de Australia, Inglaterra, África y por importante camarógrafo de profundidades del renombrado oceanógrafo francés Jacques Cousteau y del documentalista español y especialista en fauna Félix Rodríguez de la Fuente , figurando en galería de Célebres en Europa por la lucha solitaria, riesgosa, permanente, desinteresada -usando equipos y dinero propio-, contra el maltrato animal y tráfico ilícito de especies protegidas vulnerables de extinción, mencionado ampliamente en publicaciones de instituciones oficiales, 37 veces nombrado en cinco páginas en libro oficial de Londres, elogiado durante seis años en varias decenas de extensos cables noticiosos de AFP (agencia de Francia) como el proteccionista Mejor y Número Uno de Argentina y entre los Más Destacados Conservacionistas y Proteccionistas del Mundo, señalado públicamente en el exterior como el máximo impulsor de procedimientos contra el comercio ilegal de pieles y cueros silvestres, con dedicatorias de importantes referentes indígenas, autoridades diplomáticas de Australia y otros países, actores de cine, radio y teatro, escritores, ecologistas europeos, grandes figuras del deporte (fisicoculturismo y boxeo), del folklore, de la medicina, siendo noticia en centenares de publicaciones extranjeras (prensa en papel), destacado en editoriales de diarios, semanarios, menciones semanales en un “Herald” inglés durante seis años, elogiado en 1990 por legisladores oradores en sesiones públicas ante la prensa extranjera,  asentado en Versión Taquigráfica N° 42 de 801 páginas del H.C.D. al oponerme a la privatización del histórico zoológico municipal de la ciudad de Buenos Aires y del Jardín Botánico donde había decenas de gatos (señoras importantes del momento y una destacada pintora, famosas protectoras de gatos, me agasajaron y entregaron dedicatorias y agradecimientos firmados), habiendo colaborado con la Comisión de Legislación Penal de la H. Cámara de Diputados de la Nación en la redacción del proyecto de reforma de la Ley de Protección Animal en 1995 (ver Boletín de Asuntos Entrados N°36) lo que estancaron inescrupulosos tironeos, peleas y agresiones entre miles de “protectores” y conocidas entidades “defensoras” con intereses opuestos que presionaron al Congreso; me hicieron reportajes en revistas de actualidad (especialmente en las décadas del ’80 y ’90); autor de numerosos trabajos publicados acerca de comportamiento de caballos, guepardos, serpientes, arácnidos, etc. Documentada trayectoria pública desde 1970, aunque los comienzos fueron antes, en la adolescencia, alcanzando rápido renombre.

 

DEFENSA ANIMAL  (Parte II)

CONSEJOS A LOS RESPETADOS LECTORES:  En sitios web los artículos son tomados aisladamente por diferentes buscadores, en mi caso por innumerables autoridades científicas que me conocen y posiblemente algunas personas que creen saber demasiado y sentirse “salvadoras del planeta”. No es tan fácil hablar de “experiencia”, hay que aprender de los abrieron duros senderos heridas mediante, con muchas horas de estudio, dinero propio, entrenamiento en supervivencia en soledad y en todo tipo de climas y terrenos y lógicamente cosechando feos padecimientos; hay que tratar de abarcar poco y trabajar en el foco del problema, en el barrio, en zonas cercanas, no tanto en grupos ni ponerse a defender a los hipopótamos africanos y no saber cómo curar un canario; no se puede defender a los caballos si antes no se empezó con gatitos. Para lograr sabiduría me inicié al lado de destacadas autoridades científicas oficiales de distintas especialidades, con directores de museos de ciencias naturales, biólogos y veterinarios a cargo de serpentarios y zoológicos oficiales, en arácnidos junto a entendidos y médicos de centros antiponzoñosos, viajé mucho, visité zonas peligrosas, sufrí accidentes con diversos animales venenosos, los traté de cerca, he estado mal por picaduras y mordeduras, realicé estadísticas, visité heridos, acerca de caballos aprendí el arte de la equitación con renombrados instructores ingleses de polo y salto, respecto a comportamiento animal con etólogos, aves rapaces con expertos en cetrería y luego con ornitólogos, técnicas de rehabilitación con expertos extranjeros y veterinarios que me contrataron como empleado en sus clínicas y luego ayudante de quirófano, acerca de razas llegué a ayudante de juez internacional de pistas, adiestramiento y crianza de perros con instructor anciano de áreas policiales venido de Alemania décadas atrás (tuve criaderos y adiestré más de 500 canes en rastreo, salto y defensa), fauna con expertos de reservas de África y Europa, a los traficantes ilegales no se los puede combatir sin conocerlos y debí infiltrarme en redes peligrosas, igual en industrias peleteras, conocí la tauromaquia desde adentro, igual las jineteadas criollas, desenmascaré entidades dudosas, cuerpos de inspectores oficiales corruptos, direcciones de fauna comprometidas, policías en connivencia,  etc., (algunas veces me descubrieron), todo está documentado y publicado por agencias de noticias internacionales, diarios locales y prensa en inglés; he visto centenares de heridos por palometas y pirañas, impulsé la creación de una División Perros policial, fui el primer paseador de perros,  por mis investigaciones hubo centenares de procedimientos, numerosas detenciones, sumarios, apartado de cargos de funcionarios protegidos políticamente, recuperación de decenas de millares de animales, allanamientos en exposiciones de animales, circos, ferias ambulantes, reñideros de perros y de gallos, centros de “tiro al pichón”, cotos de caza, depósitos de colmillos de elefante, zoológicos con fauna ilegal, clausuras de poderosas peleterías e industrias del cuero, desbaratamiento de redes de cuatreros y contrabandistas, etc. Por lo expuesto, a los efectos legales acompaño al pie de mis artículos e informes una reseña de idoneidad y añeja trayectoria pública en cada tema.

Carlos Estrada | Buenos Aires, 2013.
Anuncios