Cuando la conciencia de los #derechosanimales se instala en la mitología. #FODA

Libro de la autora Silvia Urich

Libro de la autora Silvia Urich

Cómo me hubiera gustado nacer en un contexto social en el que la denuncia del maltrato animal estuviera patente en la cotidianidad de las comunicaciones. Soy un apasionado de la historia, pero reclamo en ella la barbarie de la humanidiosidad. Adoro la filosofía, pero denuncio de ella la humanidioticidad contemplativa ante la nece(si)dad de acción concreta. Pensemos que en mi contexto setentoso, nacía el movimiento de liberación animal, y como todo lo bueno, en este rincón de la glocalidad, tardó como una treintena de años en florecer: será que los arraigos de brutales tradiciones folclóricas, acobardan a los hombres y mujeres de bien, a pesar de que el paradigma educacional redactara una regulación decimonona que prohibía la riña de gallos, las corridas de toros, la caza y la pesca. Como todo en la atrofiada respública, eso no logró que se culturalizara a este pueblo, y ni con el advenimiento del peronismo, que reformuló la Ley Sarmiento por la Ley Perón, se logró que desde mediados de los cincuentas del siglo pasado, el pópulus entrara en razón. Esta es una patria chica con chaleco grande. Para que las personas puedan actuar en un entorno de ley, necesitan escandalizarse, pero como el ridículo es folclore mediático, nada perturba la inercia de la estupidez nativa: y así sucesivamente.

stormheart_39343_ampliadaPero hoy veo películas que me llenan de orgullo: vienen de diversas naciones, y como los mitos, no requieren que se les explique al detalle, porque responden al ingenio e imaginario popular, como un disparador del inconsciente colectivo, a los fines de integrar el meollo de las discusiones virtuales, que las nuevas generaciones pueden vivir con naturalidad, como el diálogo cotidiano que jamás la humanidad vivió.

La oportunidad: con las generaciones por venir, afortunadamente lo que un anhelo personal sin plegaria ni holocausto solo pudo elucubrarse tras el análisis rápido de los recursos paidéticos disponibles en la actualidad. los síntomas simbólicos de la sociedad demandante de verdadera igualdad y equilibrio, acabarán por condenar al especismo como otrora la esclavitud y la violencia de género se abolieron con el rigor de la ley (no en la práctica, claro: a sabiendas que el trabajo asalariado de 8 horas es una modalidad esclavista y el acoso sexual en un entorno laboral se estima como carrera profesional).

La amenaza: si bien existen leyes de protección, sucede como con el medioambiente. En Tucumán, su gobernador le anunció a la prensa que “ya no sé qué más se puede hacer” al respecto de las quemas ilegales de cañaverales, cuando hay una Ley vigente que lo prohíbe, una reglamentación que impide que los ingenios azucareros las reciban quemadas, y un artículo del Código Penal que pena la conducta. Si se tratara de saber qué hacer y no de querer hacer, entonces las lluvias negras de hollín no nos acosarían a los ciudadanos desamparados ante semejante permisibilidad abusiva. Lo mismo ocurre con las ordenanzas municipales no reglamentadas para la protección de los animales: 3.510 (y 1.992), por mencionar solamente las más viejas y olvidadas.

AnimaNaturalis.org

AnimaNaturalis.org

La debilidad: la humanidiosidad se ha caracterizado por ser una especie cruel, desalmada, abusiva y absurda, pero se ha adjudicado el Reino, y ello es precisamente el fatalismo que debemos advertir. La capacidad traicionera de nuestra especie ofreció las suficientes pruebas de que la depredación incontrolable, la destrucción y autodestrucción deportiva, y la brutalidad desmedida, son los hábitos que como humildes supervivientes deberíamos combatir. De no(s)otros depende.

La fortaleza: dicen que la esperanza nunca se pierde, pero como todo en la vida, se debe aprender, y eso requiere de un gesto de humildad que transforme la humanidioticidad en generosa humanidad.

Con este análisis, cabe destacar las posibilidades que nos permiten los nuevos mitos y ritos de la sociedad. Películas como En el corazón de la Tormenta, de Finlandia y otras tantas que intentan darle una voz a los derechos de los sin-voz, llegando a denunciar la falta de conciencia por el maltrato, el abuso y la crueldad con los animales, aportan a nuestra culturalidad contemporánea, ese guiño de probabilidad que soñamos con tanta fuerza reformular.

Antístenes

2 Respuestas a “Cuando la conciencia de los #derechosanimales se instala en la mitología. #FODA

  1. Pingback: Hoy comienzan las Primeras Jornadas Regionales de #DerechoAnimal en #Tucumán | Los Perros Primero·

  2. Pingback: De #creencias y #coherencia(s): balance de una #realidad anestesiada… | Los Perros Primero·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s