Te deseo un #BuenViaje, hijo Paul (#dolor #dolor #dolor)

profile_180x180_847493Si así comenzó el anno vulgaris ni quiero imaginarme cómo va a terminar. A solo veintiún días de su quinto cumpleaños, esta mañana, a las 11:00, el mellizo Paul de la manada de Luke, murió. Sus convulsiones le quitaron el último aliento mientras viajaba en el asiento trasero del auto rumbo a la clínica veterinaria. Sí, esas mismas que anuncian sus atenciones de emergencias pero que un día #1 son incapaces de atender el teléfono. ¡Dolor…! Más allá de la bronca, quizás por ese crimen organizado que dice llamarse medicina veterinaria, mi angustia me lleva a pensar en todo lo que podría haber hecho por mi hijo querido. Había tenido señales de ahogo desde comenzado el día 31, y a pesar de los intentos por inducirle el vómito para liberarse de su travesura de comerse las sábanas, al día siguiente, nos dejó de este mundo cruel. ¡Crueldad…! Los animales de compañía, domesticados por la humanidioticidad, no prefieren otra tarea que amarnos incondicionalmente, y nosotros: irresponsables, no alcanzamos a proporcionarles una digna retribución por ese sacrum-facere. ¡Otra vez…! No han pasado siquiera treinta días y ya he enterrado a muchos de mis “maestros de amor”: Luke, Rulito, Osito  y ahora Paul. Mis manos, como sugiere la QBL de este ciclo anual contemporáneo, habla de manos ( יד =14), y yo ya llevo las marcas del trabajo con la pala en la tierra. Entonces, para los que aún me preguntan porqué no como animales, pues la respuesta cae de maduro: soy “el sepulturero“, respeto la vida y sobre-vivo la muerte de mis amados animales…

Hay quienes dicen que el recuerdo de los muertos deben ser aquellos que los retratan cuando eran felices en vida. ¿Pero qué vida? Una manada contenida en un hogar modesto, de buenas intenciones y gran corazón: pero con la realidad de un espacio reducido, sin facilidades ni necesidades que los satisfagan en su “vida de perro”. ¡Éso no es vida! Y pienso en los que este bello animal dejó atrás, y me lamento en lo más profundo del alma. Una muerte es una oportunidad para otro adoptable. Esa es la Ley: “el amor por sobre todas las cosas”.

1525687_10201805449390348_1254244643_nDSC05608
Anoche nos refugiábamos todos por los bombardeos de las celebraciones de fin de año: no imagino cuánto debió estar sufriendo por dentro y por lo que pasaba afuera…

Te voy a extrañar, hijo.

[Vídeo de su mellizo Jack despidiéndose en la tumba]

[Álbum de fotos del mellizo Paul]

Antístenes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s