¡Los «gnostikoi» están de regreso! (interesante artículo sobre re-ligión y proteccionismo animal)

SFPor: Sara Parrilla · FUENTE: ANIMANATURALIS

«La religión y la protección de los animales no son filosofías incompatibles, sino más bien al contrario. Así lo expresaron los representantes de las diferentes corrientes religiosas que participaron en la conferencia “Religió i Animals, Conflicte i Protecció” organizada por el Ilustre Colegio de Abogados (ICAB) de Barcelona (España), el pasado 14 de mayo de 2009.

Ramon Mañe, abogado y obispo de la Iglesia Esenia que defiende las ideas del cristianismo más original, afirmó que los esenios creen que el hombre debe “estar en paz con el reino de la Tierra”, del que los animales también forman parte. Según las creencias esenias, los animales son “almas perfectas” que están aquí para ayudarnos en nuestro aprendizaje y a desarrollar nuestra conciencia. Mañe apuntó que en muchas ocasiones existe un error de interpretación de ciertas sentencias de la Biblia que aluden al trato que deben dar los hombres a los animales (“…y mande sobre los peces del mar, las aves del cielo…”). Mañe sostiene que el error reside en creer que nosotros disponemos de la Tierra y de los animales a nuestro antojo, cuando en realidad Dios sólo nos ha dado el derecho a ser “gestores administrativos”. El objetivo del hombre siempre debe ser vivir en armonía: si se extingue una especie, perdemos también un aspecto de Dios, de la armonía divina. El hombre no es superior, todos formamos parte de la naturaleza, de la Creación.

Al abordar el tema del vegetarianismo, Mañe argumentó que existían dos ramas en el cristianismo: una que promovía el vegetarianismo, y otra que aceptaba comer animales. Según este representante de la Iglesia Esenia, los animales que comemos “se ofrecen a nosotros como seres vivos”. De todas formas, apuntó que bajo ningún concepto se puede comer indiscriminadamente y que si un animal debe morir, debe hacerlo de manera digna y con el menor sufrimiento posible. “Si maltratamos a los animales nos estamos maltratando a nosotros mismos, pues rompemos con la armonía divina” afirmó el hermano Mañe. Finalmente, Mañe destacó la importancia del “Amor” entre todas las criaturas de la creación, y alabó el amor incondicional que demuestran los animales hacia los hombres: “Dios quiere que nos queramos los unos a los otros”. Posicionándose sobre un tema de actualidad, el hermano Mañe criticó que la tauromaquia sea una excepción a la ley de protección animal.

Representando a la comunidad islámica participó el señor Mohammed Halhoul, quien inició  su discurso afirmando que “todas las criaturas son iguales, criaturas de Dios, de Alá”. Los animales tienen la vida que les ha permitido Dios. Halhoul explicó que la palabra animal en árabe ya aparece en el Corán y hace referencia al concepto de vida en el más allá (la vida verdadera), aunque comúnmente se utiliza para designar el concepto de Reino Animal. En la línea del anterior ponente, representante de la Iglesia Esenia, Halhoul afirmó que Dios nos ha dado la gestión de la Tierra, pero no su posesión. Según Halhoul, los animales también cumplen una labor y adoran a su creador en sus más diversas formas, como por ejemplo a través del simple canto de un jilguero. Los animales pues, son milagros de la creación de Dios y también se hallarán el día del Juicio Final para reclamar sus derechos. En el Corán aparecen citados todos los animales, y según Halhoul, eso es debido a que Dios les ha dado importancia y por ello aparecen en los textos sagrados. Los animales son una prueba de la bondad y de la omnipotencia de Dios.

De todas formas, según la religión islámica los animales pueden ser vendidos y comprados y también pueden ser objeto de sacrificio, aunque la caza, por ejemplo, queda prohibida. El Corán establece qué animales se pueden comer y cuáles son las leyes del sacrificio. Los animales permitidos como comida son los rumiantes, los reprobables son por ejemplo los simios, y los prohibidos son los carnívoros. El Islam establece que los animales deben ser sacrificados pronunciando palabras de consuelo, mediante una persona experta que utilice un cuchillo afilado, y sin tener a la vista a otros animales mientras mueren. Ningún animal que haya sido sacrificado de forma distinta puede ser ingerido por un islámico. Halhoul también explicó que está terminantemente prohibido cortarlos, quemarlos o despellejarlos vivos, y que el maltrato animal es un pecado que provoca la ira de Alá y que se paga con el infierno. En cambio, tratar bien a los animales es una forma de expiar los pecados y ganar el Paraíso, como se puede apreciar en un pasaje del Corán en el que el Profeta se dirige a un hombre que ha ayudado a un perro sediento con las siguientes palabras: “has ganado el Paraíso”. Por último Halhoul destacó que la misericordia y la bondad son cualidades divinas y que debemos adoptarlas para alcanzar la plenitud humana.

Una vez examinados los puntos de vista de la religión cristiana e islámica, abordó el tema el señor Jorge Burdman, responsable del Departamento de Tradición y Cultura de la Comunidad Israelita de Barcelona. Burdman apuntó que es un error creer que todo comienza con nosotros. En realidad, Dios crea antes a los animales que a los hombres, y al igual que en árabe, el término semítico que designa el concepto “animal” quiere decir Vida, la vida creada por Dios. Burdman recordó que en el origen, en el Paraíso y hasta Noé, todos éramos vegetarianos. Lo cierto es que Noé salvó a los animales del diluvio porque no tenían culpa del pecado de los hombres. Según el judaísmo pues, volveremos a ser vegetarianos cuando alcancemos la paz y ganemos el Paraíso, tal y como preconiza la famosa sentencia bíblica “el Lobo vivirá con el Cordero”. Llegado ese momento dejaremos de comer a nuestros prójimos, y de hecho, ser vegetariano en este momento del hombre, ya es un signo de conciencia superior. También apuntó que la conciencia ecológica es fruto de la evolución del hombre en su camino hacia Dios.

Por lo que se refiere a las normas que establece el judaísmo con respecto a comer animales, sabemos que los hebreos sólo comen animales rumiantes de pezuña doble. El sacrificio también debe realizarse de forma ritual, pidiendo disculpas al animal y con matarifes expertos que tengan pericia y sean espirituales. No está permitido según el judaísmo matar animales para elaborar objetos de culto, sino que deben ser animales ya fallecidos. Con respecto a un tema de actualidad como es la tauromaquia, Burdman afirmó que las corridas de toros son una muestra de depredación en las que se disfruta con la muerte de un animal.

Finalmente, tomó la palabra Thubten Wangchen, monje budista y director de la casa Tíbet para recordarnos que ninguna religión fomenta el maltrato a la Vida. Los animales, al igual que todos los seres, buscan la paz y la felicidad. Thubten afirmó que el deber de los seres humanos es alcanzar el despertar en nuestro interior y contactar con Dios. Los humanos que no son espirituales viven igual o peor que los animales: nacer, comer y proteger su vida. También recordó que con sólo rezar no podemos cambiar el mundo y que debemos ayudar a los indefensos, incluidos los animales. Es importante en el budismo el hecho de respetar la vida de los demás: hay que actuar siempre de forma consciente y no hacer a los demás lo que no quisieras que te hicieran. Nadie quiere sufrir ni enfrentarse al Mal, y los animales en el budismo tienen alma y conciencia, y por ello sufren. Por otra parte, las plantas no tienen capacidad de sufrimiento pero sí tienen Vida, y en consecuencia también hay que respetarlas. El budismo pues, fomenta la compasión y el amor universal. Thubten también apuntó que según el budismo, ahora somos humanos pero podríamos volver a ser animales, pues ya lo hemos sido antes. El hombre debe hacer el Bien y tiene el deber de evolucionar y llegar al Nirvana, a la felicidad eterna.

La conclusión después de haber escuchado a los cuatro ponentes, representando a cuatro grandes corrientes religiosas, es que en su base todas fomentan la compasión, el amor y el respeto a los animales. El problema es que sus fieles no siempre respetan estos preceptos y transforman estas ideas de compasión universal de forma que les resulte más conveniente a sus apetencias.»

Anuncios

3 Respuestas a “¡Los «gnostikoi» están de regreso! (interesante artículo sobre re-ligión y proteccionismo animal)

  1. Pingback: Cuando la conciencia de los #derechosanimales se instala en la mitología. #FODA | Los Perros Primero·

  2. Pingback: De #creencias y #coherencia(s): balance de una #realidad anestesiada… | Los Perros Primero·

  3. Pingback: De #creencias y #coherencia(s): balance de una #realidad anestesiada… | Los Perros Primero·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s